jueves, 9 de julio de 2009

La Cruz de Cristo.

Por Carlos Alvarado

La cruz de Cristo es una parte esencial del nuestra fe, por que fue sobre esa cruz que la sangre de Cristo se derramó y nosotros ahora por esa sangre podemos ser lavados y purificados y hechos aceptos a Dios.

Pero para mucha gente la noción de que Jesús, nuestro Dios y Salvador haya sido crucificado es una locura.

Para mucha gente la predicación acerca de “La Cruz de Cristo” está en contra de todo lo que creen y lo que saben. La predicación de “La Cruz de Cristo” y como resultado el cristianismo está en directa oposición con la sabiduría humana.

Esto no quiere decir que nuestra fe este basada en ridiculeces o que tengamos que dejar nuestro cerebro afuera de la iglesia o que el estudio y la teología no tienen un lugar en el cristianismo, lo que si quiere decir es que conforme nos profundizamos en la palabra de Dios, descubrimos la sabiduría de Dios y mas nos damos cuenta de que el no saber nada sino a Cristo y Cristo crucificado es saber todo lo que es significativo en la vida. Mire lo que el Apóstol Pablo les escribe a los corintios en:

1 Corintios 1:18

18 Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios.

Para aquel que no cree, es una locura que nosotros creamos que por la muerte de Cristo en la cruz podemos ser salvos y podamos tener la garantía de que vamos a ir al cielo. Es una ridiculez. ¿Por qué? Por que ésta no es la manera en que se obtienen cosas buenas en el mundo. ¿Sacrificarse a si mismo por el bien de otros?

¿Que es lo que se nos enseña en el mundo? ¿Que tenemos que hacer para poder lograr las cosas buenas que este mundo ofrece? Se tiene que luchar para poder obtener las cosas buenas en la vida. Tienes que usar todos los medios que tengas a tu disposición. Aun cuando se trate de hacer trampa o mentir. Tienes que cuidar del numero uno, y ¿Quién es el numero uno? ¡Yo! Nadie más importa. Si uno no se preocupa por si mismo, nadie lo hará. Debes amarte a ti mismo, si no aprendes a amarte a ti mismo jamás podrás amar a otros.

El problema del hombre no es que no se ame a si mismo lo suficiente o que tenga muy baja “Auto Estima”, el problema mas grande del hombre es que se ama demasiado a si mismo como para pensar en los demás.

El apóstol pedro que siempre estaba tratando de ayudar a nuestro Señor, cuando Jesús les dice a sus discípulos que le es necesario ir a Jerusalén y allí padecer mucho a manos de los principales sacerdotes y de los escribas y ser muerto, le tomó aparte para darle algunas palabras de sabiduría terrenal.

En Mateo 16:22-25 dice

22 Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a reconvenirle, diciendo: Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca.23 Pero Él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres. 24 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.25 Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará.

Toda esta cosa de negarse a si mismo y de tomar su cruz diariamente es una ridiculez para los que no creen, pero El Señor nos hace ver lo importante de la cruz en nuestra manera de vivir. La necesidad de tomar este instrumento de muerte y aplicarlo a nosotros mismos, diariamente para poder seguirle.

Por que el seguir a Cristo significa que nosotros dejamos de ser los más importantes en nuestra vida y Él toma el primer lugar en todo. Significa que como Él, por amor pensamos en los demás antes de pensar en nosotros mismos.

¿Se imagina usted si todo cristiano obedeciera este mandamiento de nuestro Señor? ¿Se imagina lo que sería nuestro matrimonio? ¿Se imagina lo que sería nuestra relación con nuestros hijos, con nuestros padres, se imagina como esto afectaría a nuestro mundo? ¿Se imagina lo que sucedería si todo creyente al despertar cada mañana buscará a Dios para pedirle que le diera las fuerzas para negarse a si mismo, tomar su cruz y seguirle?

No es por nada que Pablo inspirado por el Espíritu Santo escribe en

Filipenses 2:5-8

5Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, 6el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

Se nos llama “Cristianos por que somos seguidores de Cristo, sigamos entonces Su ejemplo en esto también. Hagamos a un lado la sabiduría y modo de pensar del mundo. Sigamos el ejemplo de aquel al que llamamos nuestro Señor y seamos obedientes a lo que El nos dice que debemos hacer.

Al recordar hoy lo que Cristo hizo por nosotros en la cruz, examinemos nosotros mismos y veamos si en realidad hemos estado dispuestos a diariamente negarnos a nosotros mismos, tomar nuestra cruz y seguir a nuestro salvador.

Si no ha sido este el caso debemos arrepentirnos, pedirle perdón a Él y proponernos seguir el ejemplo que Él mismo nos dejó para que podamos decir como Pablo en

Gálatas 2:20

Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

Y recuerde las palabras de nuestro Señor Jesús que dijo en

Mateo 16:24-26

“Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Porque cualquiera que quisiere salvar su vida, la perderá; y cualquiera que perdiere su vida por causa de mí, la hallará. Porque, ¿qué aprovechará el hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? O, ¿qué recompensa dará el hombre por su alma?”

¿Que piensa usted acerca de esto?

Hasta la próxima.

http://www.calvarysandiego.com/CCSDSP/index.htm

No hay comentarios.:

Publicar un comentario